domingo, 9 de enero de 2011

El zapatero y los náufragos urbanos

Pilar llegó mientras José Luis subía la persiana de su modesta zapatería, ella es separada y madre de dos hijas, la mayor, emancipada, se marcho a vivir con un buen chico, la más joven sigue en casa estudiando. Pilar sabe que las mujeres para ser libres deben ser independientes y para ser independientes lo fundamental es tener una buena formación y un buen empleo.

Tener una buena formación no es fácil, hace falta voluntad y la capacidad para hacerlo. Tener un buen trabajo es aún más difícil, ella pensaba que lo tenía pero naufragó. Fue secretaria en una empresa de la construcción hasta que la burbuja inmobiliaria explotó, de eso ya hace más de dos años y en febrero dicen que desaparecerá la paga de los 400 €. Formación, formación y formación, se repite mientras pasea su pobreza en silencio. Después de obtener el nivel “C” en catalán cambió de especialidad y espera finalizar sus estudios de auxiliar de enfermería antes que lo hagan sus escasos recursos económicos.

.- Buenos días José Luis.
.- Hola Pilar, que tenemos de bueno.
.- Estos zapatos para cambiar las tapetas de los tacones, están un poquito viejos pero son tan cómodos…

Será mi regalo de Reyes -pensó José Luis-. Náufragos urbanos, perdidos y olvidados, los gobiernos insensibles retiran sus ayudadas con el pretexto de disminuir el gasto público. José Luis sabe que dar la espalda a los problemas no los soluciona, los pobres serán gente ficticia pero tiene necesidades y sus oídos no se alimentan con monótonos mensajes. Las instituciones municipales ayudarán obligadas pero sus recursos son escasos, y de sensibilidad diferente. Mientras la pobreza se pasea olvidada por nuestras calles.

4 comentarios:

Joana dijo...

Cada dia m'agrada més com ho dius, i el que dius...

Nicolás dijo...

S'entén tot, tot i tot.

Toni Soler dijo...

Gràcies, solament espero que la denúncia realitzada subtilment sigui millor entesa i arribi més lluny.

Eastriver dijo...

Ai, qué bueno y qué duro. Sutil ho ets, sense cap dubte. Però per qui vol tenir oïda s'entèn perfectamente.