sábado, 11 de junio de 2011

Tomas de posesión y ruido de cacerolas.

Hoy se constituyen la mayoría de los ayuntamientos españoles entre el ruido provocado por las cacerolas de quienes demandan democracia real para España.

Alcaldes liberados de la carga ideológica que suponen las siglas de sus propios partidos, alcanzan variopintas alianzas justificadas únicamente por inercias locales propias que en el mejor de los casos llevará a gobernar a la lista más votada en cada municipio.

Mientras tanto, los indignados hacen sonar sus cacerolas recordándonos entre los recortes realizados a la sociedad del bienestar, que no existe baremo, ni limite alguno para los sueldos de los cargos electos y ponen como ejemplo a Marisol Yagüe que como alcaldesa cobraba más que el presidente del Gobierno, o los sueldos dispares de alcaldes de pueblos vecinos y con poblaciones similares.

En la novena legislatura, los ayuntamientos democráticos afrontan una situación novedosa, a la crisis, a los recortes presupuestarios y a las dificultades endémicas de financiación municipal, hay que sumar la indignación de una buena parte de la población dispuesta a hacer sonar sus cacerolas denunciando los desmanes de quienes les pretenden representar.

Democracia Real Ya es un movimiento social pacífico que merece ser escuchado igual que escuchamos en su momento a los que reclamaban democracia desde la plaza de Tiananmen en Pekin, las “Voces del Pueblo” en Islandia o la Plaza Tahrir desde El Cairo.

3 comentarios:

Joana dijo...

Estic d'acord, ho he fet constar.
Però també crec, que si no van en compte hi ho saben acabar, les acampades, no aniran enlloc.
Ara han de trobar el camí per reivindicar on cal i concretar les seves propostes.

Nicolás dijo...

Una legislatura blava, molt blava, massa blava.

Anónimo dijo...

Et sembla positiu per als veïns d'Abrera el pacte PSC,CiU i ICV.