lunes, 16 de febrero de 2009

Patchwork

Crisis en tiempos de crisis.

La editorial de El Periódico comentaba que la estrategia del calamar consiste en expulsar tinta para ocultarse y que esta técnica se aplica en política desde tiempo inmemorial. Cuando la justicia o la prensa pillan a alguien con las manos en la masa de la corrupción, es porque existe una conspiración del rival para hundirle. Es tan vieja, está tan gastada esta maniobra de evasión, que ya va siendo hora de que quienes abusan de ella se renueven si quieren ser creíbles.

La foto de Rajoy rodeado de todos sus barones no hace más que ratificar aquello que se desea ocultar, el cuestionamiento interno del líder y la torpe gestión de la crisis madrileña de los espías. Apelar a una conspiración de los poderes del Estado y el Gobierno apoyándose en la coincidencia de una cacería del juez Garzón y el ministro de Justicia para aguar los preocupantes efectos políticos de la trama denunciada parece casi de risa. Eso significa no conocer a Garzón -a quién, por cierto, bien que jaleaban cuando su acción se dirigía contra el Gobierno de Felipe González-, ni saber cómo se organizan esas peculiares cacerías de nuestro país. Pero, sobre todo, no prejuzga nada sobre el caso desvelado, que es la auténtica cuestión.

El juez Baltasar Garzón investiga una decena larga, muy larga, de supuestas corruptelas en instituciones gobernadas por el PP que habrían dado en los últimos 10 años un trato de favor a la red de empresas que dirigía Francisco Correa a cambio supuestamente de sobornos.

Lo cierto es que este y otros episodios están asestando un duro golpe a la credibilidad moral del PP, que corre el riesgo de aparecer identificado ante la opinión pública con la corrupción, lo mismo que le sucedió al felipismo en el ocaso del mandato socialista. Y ello porque el partido de la oposición ha acumulado algunos vicios que ahora le pasan factura. Entre ellos, la desactivación de los mecanismos de control internos, el olvido de los compromisos de regeneración democrática y la falta de transparencia con la que Aznar decidió su propia sucesión y con la que los barones eligieron al líder en el Congreso de Valencia con aquel tinglado de los avales. La predisposición de los máximos dirigentes del PP a mirar hacia otro lado como si lo que pasa en su partido no fuera con ellos es el más peligroso síntoma del peligro que se cierne sobre esta formación política. El único camino que tienen los responsables del PP para librarse del estigma de la corrupción es poner en conocimiento de los tribunales todos los datos que conozcan acerca de las personas involucradas en esta trama. Pase lo que pase, que diría Rajoy.

Fuentes: El Periódico, El País, El Mundo

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué razón tienes amigo Toni,

Qué vieja es la táctica del calamar, táctica actual del PP que intenta ocultar lo inocultable, la corrupción más deprimente.

Recuerdo esta táctica utilizada históricamente por otros partidos, como el PSOE con el caso FILESA, precisamente acusados y reprobados de lo mismo que hoy al PP: de pura corrupción.

Don güevón

Toni Soler dijo...

El llamado Caso Filesa consistió en la creación de una trama de empresas (Filesa, Malesa y Time-Export) cuyo fin era la financiación ilegal de las campañas electorales del PSOE, las arcas del partido estaban muy mermadas por el esfuerzo económico que supuso la campaña del referéndum de la OTAN (1986), los hechos que mencionas han sido probados por la Judicatura y condenados los culpables.

También te puedo decir que en aquella época yo no estaba afiliado al partido socialista y además trabaje intensamente en comités antiotan, primero en la recogida de firmas que hizo posible el prometido referéndum y segundo en una campaña en la que los comités antiotan se lo pusimos muy difícil al PSOE que defendió en solitario el SI a la OTAN. De hecho la derecha inteligentemente dejo solo al partido socialista para que se desgastara contra los comités en una larga y dura campaña.

Volviendo al Caso Filesa: La derecha no necesito de esos entramados financieros porque la oligarquía española financiaba directamente sus campañas.

El caso que hoy está investigando el juez Garzón es el enriquecimiento personal de altos cargos del PP y no la financiación del partido. Lo que Rajoy debería investigar inmediatamente y separar las manzanas podridas como dijo Soralla, en vez de sentirse perseguidos.

Personalmente conozco a José Maria Sala, aún en la Ejecutiva del PSC y lo admiro por su trabajo, capacidad de entrega y sacrifico, todo un ejemplo.

Finalmente veremos en que quedan los casos de espionaje de la Comunidad de Madrid, las luchas por el control de Caja Madrid, la privatización del Canal de Isabel II o la presunta corrupción.

Anónimo dijo...

Si es que estos del PP no levantan cabeza. Cuando no es la corrupción, son los casos presuntamente delictivos por casos de espionaje. Esa es la muestra de identidad que están dando.

Por cierto, te acuerdas Toni, allá por 1984, cuando el PSOE “creó” un gabinete de espionaje político para espiar a los de su propio partido, a los de Alianza Popular y PCE y que en 1995 su “creador”, el entonces ministro de Defensa y vicepresidente del Gobierno Narcís Serra, tuvo que dimitir los casos de espionaje, también sobre el Rey.

Qué tiempos aquellos!

Don güevón

Toni Soler dijo...

La democracia debe protegerse de los pocos casos de corrupción que aparecen, la justicia debe actuar con rapidez y los partidos con contundencia. En España hay más de 8100 municipios, Alhauin, Majadaonda o Boadilla del Monte son SOLO 3 casos indeseables.

De momento el PP ha reaccionado positivamente, María Dolores de Cospedal, ha anunciado hoy que su partido, ha abierto sendos expedientes a los dos cargos públicos imputados hasta ahora. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Qué bién va España! si hasta los del partido solialista OBRERO español pueden ir de caza mayor.

La vecina 12001

* Por si lo borras (accidentalmente, no voy a pensar mal) como otros comentarios o contestaciones a cuestiones incómodas para tí y los tuyos lo mando a otros blogs.

Anónimo dijo...

Un ex concejal del PP de Torres (Jaén) fue el organizador de la cacería en la que el pasado fin de semana coincidieron el juez Baltasar Garzón, natural de aquella localidad, y el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo. Ayer se mostró indignado con la tergiversación que ha hecho su partido de la cacería

Toni Soler dijo...

Querida vecina 12001.

Con todo el cariño del mundo, le puedo asegurar que en este blog nunca se ha borrado un comentario por error, nunca he confundido un juez con un obrero, nunca a un socialista con un independiente y nunca he confundido una montería con la caza mayor. Además, no he utilizado nunca tinta de calamar.

Anónimo dijo...

Ah! ¡Bermejo no estaba cazando!11999 vecinos

Toni Soler dijo...

Si, el ministro Bermejo estaba cazando

Anónimo dijo...

La separación de poderes en el estado no permite que un juez pueda pertenecer a un partido político, el hecho para ellos puede suponer la comisión de una falta muy grave y su correspondiente sanción (art. 417.2 y 420 Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial)

Anónimo dijo...

Para empezar, Toni, no me interesa para nada tu mundial cariño.
Estoy de acuerdo contigo no borras los comentarios por error, lo haces conscientemente para manipular la información, lo mismo que cuando sales por peteneras para no contestar a preguntas incómodas.
Yo tampoco he confundido a ningún juez con un obrero, entre otras cosas porque un obrero no podría gastarse los entre 6.000 y 12.000 € que vale ese tipo de caza. Y sé lo qué es, y, en qué consiste, una montería porque una gran parte de mi familia vive del campo. Afortunadamente desde pequeña sé lo que es un corzo o un ciervo sin necesidad de ir al zoo, por desgracia para mis hijos no es así gracias a salvajes como ministros, jueces, fiscales y pijos socialistas disfrazados con ropa de marca como los que había en la famosa montería (me recuerdan a aquellos reportajes del NODO cuando de pequeña iba a cine, por cierto, dan al blanco ellos?).
Y también estoy de acuerdo contigo, los socialistas sois de todo menos independientes.
Ahora, que empezamos a conocernos, a ver si eres capaz de contestarme, sin utilizar tinta de calamar, cortinas de humos ni tergiversar…después de leer la noticia que hay a continuación.
-Por qué esta noticia a salido a la luz después de 24 días?
-El que se hayan cambiado los nombres del citado personaje es casualidad, o es culpa de algún funcionario raso?
- Y por aquello de las casualidades, es el mismo juez Garzón?

Dijous 12 de febrer de 2009
Un detingut en una operació al Raval era un càrrec del PSC a Ciutat Vella
Es tracta d'Abdul Razzaq Sadiq, que encara n'és militant, a l'espera de com evoluciona el cas


BARCELONA | EFE/DDG
Un dels detinguts per la Guàrdia Civil el passat 20 de gener al barri barceloní del Raval, en una operació dirigida pel jutge de l'Audiència Nacional Baltasar Garzón, és militant del PSC, segons va confirmar ahir aquest partit. Es tracta d'Abdul Razzaq Sadiq, qui el passat 23 de gener va ser posat en llibertat amb càrrecs per un possible desviament de fons derivat d'un frau fiscal, per la qual cosa "té a veure amb la seva activitat econòmica privada", segons va indicar la federació del PSC a Barcelona.

La detenció d'aquest militant del PSC va transcendir ahir després que hagi estat revelat pel setmanari d'àmbit català Directa. Segons aquest setmanari, en les notes oficials que es van difondre sobre aquesta operació, Abdul Razzaq Sadiq apareixia amb els cognoms intercanviats, malgrat que en l'expedient judicial figura el seu nom correctament.

La veïna 12001

El (único y original) vecino 12000 dijo...

¡Qué poco originales son algunas y algunos poniéndose nicks!
Tenía que haber patentado el mío y unas cuantes variantes posibles para evitar a las/los copionas/-es...

Anónimo dijo...

Hola vecina 12001 ¿Como está Ca n'Amat?

Anónimo dijo...

Afortunadament veí 12000, ets únic i original.

veïna 12001

*ensayo y error

Anónimo dijo...

Buaaaaa,

Señorita, señorita que me copian el nick!

... y que el colega borre los comentarios de opinión y deje estas idioteces!

Don güevón dijo...

¿Has visto Toni?

Maldita Guardia Civil, malditos periodistas, malditos medios de comunicación. Esto es una venganza en toda regla contra el PSOE. Seguro que está detrás el corrupto PP manejando la trama de difamación por despecho. Malditos también ellos.

Hoy 27 de febrero, la Guardia Civil ha detenido a 13 personas en una operación contra la corrupción urbanística en la localidad malagueña de Alcaucín, entre las que figura su alcalde, el socialista José Manuel Martín Alba, y dos hijas suyas.

La Guardia Civil sospecha que los empresarios urbanísticos pagaban cantidades de dinero y en especie a los cargos públicos que supuestamente consentían, encubrían e incluso impulsaban tales irregularidades. Posteriormente, intentaban que arquitectos titulados redactaran informes y certificados falsos para legalizar las construcciones, alterando el catastro y los registros de fincas.
A los detenidos se les imputan, entre otros, varios delitos de cohecho, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, prevaricación, falsedad documental, contra la ordenación del territorio y estafa.

Por su parte, el presidente del Partido Popular en Málaga, Elías Bendodo, declaró que la corrupción que afecta al PSOE podría afectar a otras localidades limítrofes con Alcaucín y exigió que la Diputación aclare de manera "inmediata" su grado de implicación. En la misma línea, el portavoz del PP en la Diputación de Málaga, Francisco Salado, denunció que la corrupción en la Costa del Sol "lamentablemente se ha extendido al interior de la mano del PSOE".

Lo dicho, todo ésto es una farsa contra el PSOE orquestada por los del PP. Malditos todos.

Toni Soler dijo...

Lo dicho (..)La democracia debe protegerse de los pocos casos de corrupción que aparecen, la justicia debe actuar con rapidez y los partidos con contundencia(..)

Ni contra el PP, ni trama del PP. contra la corrupción.

Anónimo dijo...

Toni, por favor,basta de censura.

La veïna 12001